“La isla Sagrada de San Borondón”

“La isla Sagrada de San Borondón”

 Miércoles, 19 de septiembre del 2012 a las 00:00

De vez en cuando surgen como ecos de lejanía y de nostalgia, para recordar a la humanidad una realidad que nos supera, y que se empeña en recordar a nuestra mecanizada sociedad que hay realidades que   machaconamente nos recuerdan que detrás del velo de lo aparente existen misterios que nos hacen mirar Más Allá del más allá.

Las tierra Sagradas envueltas en la niebla de la leyenda nos hacen recordar al mítico Samballa , tierra de los Inmortales desde donde el Budha Maitreya, el ultimo de los Budhas vendrá a lomos de su blanco corcel a rescatar al hombre de su sueño Samsarico despertando el Allogeres (El anhelo de volver a casa) a nuestro autentico origen en las estrellas, en realidades superiores que destruyen para siempre la rueda mortal que nos ata al deseo, al sufrimiento, al apego y a la muerte.

Mágico Abalón donde el rey Arturo, Merlyn y sus héroes aguardan la llamada ansiosa de los hijos de la Luz para restaurar una Edad Dorada en la Tierra, que hará brillar la Realidad oculta en nuestros corazones del Grial que brillará como la Piedra Filosofal en aquellos que se saben hijos del Pneuma.

Benditas tierras Jinas, como la Samoa de los Mayas donde aún aguardan los Maestros de la Sabiduría de Kukulcan el final del Katun XIII, con la vuelta de la Serpiente Emplumada.

Que diríamos de San Borondon, la mítica isla buscada por San Brandan, el monje Durida Irlandés que señalará a los suyos el umbral de la tierra de los Santos, de los Padres auténticos de esta humanidad, que necesita la vuelta de los Dioses de la Aurora.

La Octava isla Canaria, cada una de ellas regida por un Logos; la femenina Gran Canaria(Tamaran) regida por la Luna, la Solar Tenerife (Echeyde), la Marciana Lanzarote (Titeroygrata),la Saturniana Fuerteventura (Maxorata), la Venusina La Palma (Benahore), la Mercurial Hierro (Eferos) y la Jupiteriana Gomera.

Siete Kabires coronadas por un octavo Kabir, SAN BORONDON.

7, que sin embargo son 12, si añadimos el archipielago Chinijo (Graciosa, Alegranza; Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste) y Lobos; 12 que vuelven a ser 13, como doce apóstoles (El cinturón zodiacal), alrededor de un Sol Espiritual Central (El Cristo).

Isla Sagrada donde cuentan las leyendas se desplazaron los últimos Magos y Sabios Atlantes, cuando previnieron la llegada de los bárbaros barbados venidos del Norte que enmascarados detrás de una cruz que en realidad era una espada de muerte trajeran a las islas una Edad oscura.

Cuenta la leyenda que aquellos Sabios con la Sabiduría de Poseidón (Dios de la Atlántida) ocultaron la Sagrada Tierra, tras la niebla del misterio a la vista de los bárbaros profanos, a la espera de la aparición de una nueva Aurora que alumbrara una nueva Edad de Luz donde el hombre volvería a encontrar a Dios dentro como su ultima, y primera Realidad. 

Isha.B.J.

Nos encontramos en la historia con un asombroso relato sobre un científico Británico:

Biografía de Edward Harvey

Nace el 29 de mayo de 1840 en Edimburgo, Escocia, en el seno de una familia acomodada. Su padre, Ian Harvey, fue un próspero comerciante de la ciudad escocesa y su madre, Josephine Truman, era hija de un influyente político. Esta vida cómoda le permitió realizar estudios de botánica y mineralogía, complementándolos con conocimientos de física.

En 1858 se traslada a Londres para reforzar sus estudios. Gracias a su amigo John List logra entrar en la Royal Society. En 1859 es elegido por la misma para formar parte de una expedición que realizarán durante seis meses a las colonias africanas, bordeando la costa del continente desde Mogador al cabo de Buena Esperanza. Es una espléndida oportunidad para formarse y llevar a la práctica los conocimientos adquiridos durante estos años. Edward posee una gran facilidad para el dibujo, lo que supone un fuerte complemento para sus descripciones.

A su vuelta a Inglaterra prepara durante meses sus trabajos, presentando en 1861 su tratado Flora desconocida de la costa Africana. A partir de aquí, se convierte en un respetado naturalista dentro del mundo científico. En 1862, la Royal Society le subvenciona un viaje de investigación a las islas africanas de Madeira y Canarias. Junto a otro prestigioso naturalista, Theodore Booth, desembarca en el puerto de Funchal en mayo de 1862, permaneciendo en la isla durante tres meses y catalogando tres nuevas especies de flora.
Durante este periodo se alojan en Funchal pasando la mayor parte del tiempo en el Jardín Botánico, del que Edward escribe:

El Jardín Botánico de Madeira posee una de las colecciones de plantas exóticas más importantes de Europa. El clima estable durante todo el año ha favorecido sin duda el desarrollo de diferentes tipos de especies”.

En septiembre de 1862 llegan al puerto de Santa Cruz de Tenerife. Su primera intención fue visitar las islas de Tenerife y La Palma. En Tenerife suponemos que se alojaron en uno de los hoteles ingleses de la capital. Visitó Las Cañadas y El Teide, bosques de pinos, y los montes de laurisilva de Anaga. Lamentablemente, de su estancia en Tenerife no hay muchas anotaciones.

Sobre Tenerife escribió:

Es una isla de gran diversidad de paisajes y climas, su costa soleada contrasta con las nieves de las cimas”.

Su primera referencia sobre la isla de San Borondón es la siguiente:

Dicen las gentes de este lugar que más allá de las islas, hacia poniente, se encuentran otras islas que no pertenecen a las colonias…sería de gran interés para la Royal Society poder acceder a estas tierras y estudiar su naturaleza”.

En enero de 1863 Edward Harvey y Theodore Booth regresan a Inglaterra. Desde ese momento en la mente de Edward sólo cabe ya una idea, descubrir las islas de poniente. En su estancia en Tenerife tuvo noticias de la leyenda de la isla de San Borondón y encontrarla se convirtió en el único objetivo del joven Edward.

Las leyendas siempre se basan en algo real, esa isla debe existir. Tantas expediciones han ido en su busca y tantos testimonios hay de su avistamiento. He de ser el primero en encontrar San Borondón”.

Tal fue la entrega de Edward a este nuevo proyecto que abandonó sus obligaciones con la Royal Society, perdiendo el importante apoyo que tenía de ellos. Comenzó una vertiginosa carrera de estudios e investigaciones sobre las islas del Atlántico. Estudió los mapas en los que figuraba la isla, portulanos de gran valor que avalaban la existencia de unos nuevos territorios aún por descubrir.
Es esta etapa de su vida Edward sólo vive para organizar una expedición, que partiendo de Canarias le lleve a la isla de San Borondón.

En septiembre de 1864 Edward Harvey llega procedente de Londres al puerto de Santa Cruz de Tenerife a bordo del vapor inglés Imperial. Consigue los fondos suficientes para organizar su expedición y se propone fletar un barco y una tripulación que le lleven a su destino. La tarea no es fácil, ya que se encuentra en Tenerife con muchas dificultades.
Se aloja en Santa Cruz de Tenerife y contacta con las autoridades militares y civiles de la ciudad. Sus objetivos se encaminan cuando conoce a Hamilton, mandatario de la compañía de vapores inglesa African Steam Ship Company, el cual le acoge con los brazos abiertos y se interesa mucho por su proyecto, facilitándole todas las gestiones necesarias y poniéndole en contacto con un armador para fletar el barco.

Tras varios meses en la isla, en los que continúa su labor de investigación y una primera salida fallida de la expedición en diciembre de 1864, logra partir en enero de 1865 rumbo a La Palma, donde tiene acceso a unos interesantes escritos y parte hacia el océano en busca de San Borondón. Tras luchar varios días con una terrible tempestad que daña parte del barco, el 14 de enero de 1865 avistan tierra, llegando a un lugar desconocido en medio del océano. Entre los días 14 y 21 de enero de 1865 permanecen en este nuevo territorio. El relato de lo que en esas tierras halló se encuentra encerrado entre estas páginas.

Tras su estancia en el territorio desconocido regresa a Inglaterra. En su estudio de Londres, Edward se encierra durante meses preparando su “gran descubrimiento”. Día y noche sólo vive para su trabajo. No quiere tener contacto con nadie.

De su anterior viaje por el continente africano no sólo se trajo nuevos conocimientos y experiencias, latía en su interior una extraña enfermedad que debilitaba su cuerpo. Edward es presa de delirios febriles y alucinaciones. Su salud fue empeorando paulatinamente. Nunca llega a recuperarse, y el abandono de su proyecto le hace perder el rumbo. Un Edward desorientado y confuso carece de todo crédito ante sus colegas científicos, quienes le tachan de “loco” y de “demente”. Ha perdido todo el prestigio y pasa la última época de su vida dedicado a su familia.

Fallece el 8 de febrero de 1903 en su casa de Londres, rodeado por sus familiares. A su entierro acudió su familia y unos pocos allegados. Ningún representante del mundo científico.

Edward Harvey fue uno de los naturalistas más inquietos del siglo XIX, pero debido a sus particulares circunstancias y los acontecimientos que rodearon su existencia, nunca fue reconocido por la sociedad científica. Publicó su tratado Flora desconocida de la costa africana en 1861. Sus trabajos sobre Madeira y Canarias nunca vieron la luz y sus escritos sobre los territorios desconocidos han permanecido en el anonimato hasta hoy.

******

Una leyenda documentada

Uno de los motivos que sin duda, y entre otros, ha contribuido a la realización de viajes expedicionarios, es aquél originado por el mito y la leyenda.

No faltan en la bibliografía sobre Canarias importantes referencias a este tipo de viajes expedicionarios, ya sean de conquista, comerciales, religiosos o científicos, y que de alguna forma, tuvieron su origen en esa mezcla de vagas noticias que a través de los años han ido entretejiendo entorno a las islas un corpus legendario.

Algunos documentos que suponemos o sabemos perdidos o fragmentados, a veces casualmente hallados, o buscados y recuperados, son también, en ocasiones, los que impulsan el viaje a la búsqueda de su origen, siguiendo una atrevida e intuida certeza que se transforma en propósito firme, el de atrapar una leyenda y convertirla con método científico, en un verdadero descubrimiento.

Las islas desde siempre aparecen rodeadas con una aura de territorios atractivos, casi siempre lejanos, poblados con animales, plantas y monstruos desconocidos, por lo que suelen estar abonados por la imaginación resultando fértiles para la creación, donde además, la frontera ancha del tiempo, que ciertamente difumina la memoria, lleva a confundir en ocasiones el objetivo del propio viaje.

Mediante la lectura de su diario, el caso de Edward Harvey parece encuadrarse dentro de los viajes expedicionarios de descubrimiento con claros objetivos científicos. La fotografía, en la época que se realizaron los viajes por parte de Edward Harvey a los archipiélagos de Madeira y Canarias, ya contaba con una larga trayectoria como instrumento de descripción, difusión y documentación, como demuestran las tempranas iniciativas llevadas a cabo, entre otras, por las excursiones daguerrianas publicadas en 1842, la misión arqueológica en Egipto iniciada por Du Camp en 1849, o la conocida expedición científica a Tenerife realizada por C. Piazzi Smyth en 1856 y publicada en Londres bajo el título de Tenerife an astronomer`s experiment en 1858. En la década de 1860-1870, con el avance de las técnicas fotográficas cada vez más accesibles, proliferan numerosos estudios de fotógrafos comerciales, así como frecuentes viajes hacia distintos lugares del mundo donde el registro fotográfico se presenta como garante de veracidad.

El viaje de Harvey no deja de sorprender por su falta de pertrechos en general y especialmente, por la carencia de conocimientos y útiles relacionados con la fotografía, arma que como se menciona anteriormente, ya era de uso bastante común en la época. La cámara fotográfica que compra con apresuramiento en Londres, la viene a completar con otros accesorios y productos necesarios para la realización de las fotografías estando ya en Tenerife. Aunque desconocemos cual de los dos hermanos Belza, Rafael o Bartolomé, establecidos ambos en Santa Cruz, fue el que inició en las técnicas fotográficas tanto a Harvey como a su contratado Simon, sí se puede afirmar, a la vista de los resultados, que las instrucciones fueron muy bien recibidas y empleadas, sobre todo si tenemos en cuenta el grado de dificultad que representaba tanto el transporte como la fragilidad de los numerosos materiales, así como lo engorroso de su manipulación, para lograr con éxito captar, a pesar de las vicisitudes sufridas, las imágenes de la isla de San Borondón.

Cuando los autores e impulsores del proyecto de investigación me mostraron algunas de las fotografías ya restauradas, les solicité su colaboración para convenir con la familia de E. Harvey la posibilidad de depositar en Tenerife para su conservación, estudio y difusión futura, todo el material fotográfico fruto de aquella aventura expedicionaria.

Quizá ello nos anime a mantener la esperanza, levantar la vista y buscar en el horizonte aquel territorio esquivo sólo ahora documentado.

 Antonio Vela.
Director del Centro de Fotografía Isla de Tenerife.

 

******


San Borondón: la “isla” mágica

Cuentan aquellos, que después de volver de sus costas, y tras muchos años de silencio, tras una experiencia que les cambio para siempre, que pudieron ver las maravillas de una tierra Sagrada donde los hombres vivían en una realidad donde la naturaleza servia a su hijo el hombre de una forma tan armónica que solo almas totalmente conscientes podrían imaginar, y en el lugar más mágico de la isla Sagrada, el Templo de Poseidón, el Dios Protector de la Atlántida, esperando ser invocado nuevamente para acudir con sus hijos al renacimiento de la Edad de Oro.

 

Poseidón entre los Griegos, Neptuno entre los Romanos, Nethus entre los Etruscos; el bendito Dios Nun de la antigua tierra asoleada de Kem, el Egipto misterioso. En el amanecer del tiempo, el Dios Atum,el Dios sin forma ni manifestación, origen de TODO como el 0 Pitagórico, se plasma en su primera manifestación, el Dios de las aguas Primordiales, Nun, el crea los océanos y las corrientes de agua  y en las benditas tierras de Egipto hace Nacer el Nilo Sagrado personificándose como Jnum, el Dios del ánfora del cual brotan las cataratas del Nilo, y mezclando sus aguas con la tierra crea a los hombres y les insufla la vida, él como Dios deposita la capacidad de la gestación en la bendita mujer, que al igual que Isis hace nacer al Dios Horus, la mujer hace nacer desde sus entrañas a esa  manifestación de la Divinidad en la

Tierra, el Hombre.     

                                           

Bendito Poseidón, hijo de Cronos el Anciano de los días, que con sus hermanos, Zeus, señor de la Tierra y Hades, Dios de los infiernos crean las condiciones necesaria para que los Dioses, Semidioses, Héroes y Titanes de la myhologia griega vuelvan a recordarnos desde el fondo del subconsciente que somos un Heracles en potencia, preparándonos para realizar las 12 hazañas de Hércules u restauremos las dos columnas a los dos lados del estrecho para unir al hombre celestial, al cristo cósmico con el hombre terrenal el señor del fuego y la luz, conquistando el Nemesis de las estrellas (el Zodiaco que todos llevamos dentro).

Bendito Nun Poseidon ojala que el hombre que sabe VER, advierta tu vuelta para que con tus hermanos Zeus y Hades retorne al Olimpo perdido como Hermes victoriosos y volvamos a ver reverdecer los Misterios de Eleusis, de Osiris, de Mitra,etc, sobre la faz de este planeta.

Ojala como los antiguos iniciados de Egipto lo invoquemos por su nombre en forma de mamtran once veces, o lo llamemos once veces por la caracola marina, y nos vuelva a revelar al oído  el secreto de nuestras aguas ancestrales, la Alquimia.

Un Triple Abrazo Fraternal

“In lux et Noxa b Aeternae Gnosis”

Isha Ben Jeú

Fuente :http://fraternitaslucis.obolog.com/rla-isla-sagrada-san-borondonr-2...

******

Etiquetas: Atlántida, Ben, Borondón, Canaria, Canarias, Edward, Harvey, Isha, Jeú, Octava, Más...Poseidón, Sabiduría, Sagrada, San, columnas, dos, isla

Visitas: 416

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Responder a debate

RSS

Donaciones

BTC: 1GvMhj5gFo6nqxsUCBABsXgxWxKeiNgDcz

LTC: LiE913WVxEUNVx6MtSNd4C5wD7QQZttx8G

DOGE: DLMmhsFT8mbVGpuKTXroVuqiMrVR4oGHeL

Paypal: plataformastopsecrets@gmail.com

Miembros

Sponsor Stop-secretS

Destacado

Descárgate El Jake Mate

Stop-secretS


© 2014   Creado por Wek.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

fiver freelance españa fiverr español fiver.es ganar dinero en internet ganar dinero online trabajo en casa