El peor daño que se le hace a una persona es darle todo. Quien quiera anular a otro solo tiene que evitarle el esfuerzo, impedirle que trabaje, que proponga, que se enfrente a los problemas (o posibilidades) de cada día, que tenga que resolver dificultades.
Regálele todo: la comida, la diversión y todo lo que pida. Así le evita usar todas las potencialidades que tiene, sacar recursos que desconocía y desplegar su creatividad. Quien vive de lo regalado se anula como persona, se vuelve perezosa, anquilosada y como un estanque de agua que por inactividad pudre el contenido.
Aquellos sistemas que por "amor" o demagogia sistemáticamente le regalan todo a la gente, la vuelven la más pobre entre las pobres. Es una de las caras de la miseria humana: carecer de iniciativa, desaprovechar los talentos, potencialidades y capacidades con que están dotados casi todos los seres humanos.
Quien ha recibido todo regalado se transforma en un indigente, porque asume la posición de la víctima que sólo se queja. Cree que los demás tienen obligación de ponerle todo en las manos, y considera una desgracia desarrollarse en un trabajo digno.
Es muy difícil que quien ha recibido todo regalado, algún día quiera convertirse en alguien útil para sí mismo. Le parece que todos a su alrededor son responsables de hacerle vivir bien, y cuando esa "ayuda" no llega, culpa a los demás de su "desgracia" (no por anularlo como persona, sino por no volverle a dar). Solo los sistemas más despóticos impiden que los seres humanos desarrollen toda su potencialidad para vivir. Creen estar haciendo bonito, pero en definitiva están empleando un arma para anular a las personas. (No quiere decir que la caridad de una ayuda temporal no sea necesaria en momentos especiales).

Visitas: 30104

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de stop-secrets.com para añadir comentarios!

Participar en stop-secrets.com

Comentario por ABAHÚ el enero 12, 2015 a las 5:50pm
Comentario por ABAHÚ el enero 12, 2015 a las 3:08pm

Comentario por ABAHÚ el enero 12, 2015 a las 3:02pm
Comentario por ESTO NO TIENE PARANGÓN el enero 12, 2015 a las 11:58am

Comentario por ESTO NO TIENE PARANGÓN el enero 12, 2015 a las 11:58am

Comentario por Ulises Romero el junio 1, 2013 a las 5:54am

AH! Se me olvidaba, el Capitalismo es un buen método para anular millones de personas, piensen en ello...

Comentario por Ulises Romero el junio 1, 2013 a las 1:09am

Muy interesante, me parece muy acertado tu info. Darle todo a una persona la vuelve inutil; sin embargo, darle nada también es un error. Yo diria que hay que darles lo "suficiente" a una persona sólo para que pueda suplir sus necesidades y "aventarlas" a una empresa (asunto,viaje, aventura, etc) solo para que pueda desarrollar dichos potenciales.

Comentario por ABAHÚ el mayo 13, 2013 a las 12:18am

NO HAY DE QUÉ, PARA ESO ESTAMOS, PARA AYUDAR EN LO QUE SE PUEDA O TERCIE.

besos

Comentario por lunanueva el mayo 12, 2013 a las 11:48pm

Gracias ABAHÜ, una exposición completa.

Un abrazo desde el Ser.

Comentario por ABAHÚ el mayo 12, 2013 a las 11:31pm
Técnicas para eliminar el resentimiento.

"Cuando mantienes tu resentimiento hacia otra persona, estás amarrado a esa persona o a esa situación, por un vínculo emocional que es más fuerte que el acero.
Perdonar es la única forma de disolver ese vínculo y lograr la libertad". Catherine Ponder (escritora).


 

El resentimiento es una de las emociones más difíciles de reconocer y aceptar.

Veamos algunas de las razones principales:

  • Con frecuencia negamos nuestras emociones negativas, sobre todo los hombres, porque:

    • Es lo que aprendimos,

    • creemos que así, no vamos a sufrir.



  • No queremos sufrir y para eliminarlo, tenemos que recordar lo que sucedió y puede ser doloroso.



  • Mucha gente piensa que tener resentimiento es malo y que, por lo tanto, si una persona está resentida, "está mal".



  • Es difícil aceptar, que algo que sucedió hace mucho tiempo nos sigue afectando.
    Significaría que somos débiles, incapaces o vulnerables.

Pero la realidad es que, si no lo aceptamos y eliminamos, siempre va a empañar nuestra vida.

El resentimiento está basado en una o varias situaciones en las que nos sentimos tratados de manera injusta, lastimados, humillados, etc., sin haber sido capaces de defendernos y de expresar nuestro enojo.

El resentimiento nos hace vivir, una y otra vez, el enojo y el dolor que lo acompaña y que nos impide disfrutar plenamente de la vida.
Además, el coraje, que es parte del resentimiento, deteriora nuestras relaciones y daña nuestra salud, porque nos afecta de la misma manera que el estrés.

Lee el artículo "¿Qué es el resentimiento?" y revisa el inventario que allí se encuentra, para que puedas evaluar si el resentimiento es parte de tus emociones.






Técnicas.

  1. Deja atrás el pasado.

    1. Piensa en todas las personas importantes en tu vida pasada y presente.
      Dedícale unos momentos a cada una por separado y observa quién te provoca enojo, tensión, angustia o malestar.



    1. Haz una lista con las personas que te causaron una emoción negativa, escribiendo el nombre de cada una y qué sentimientos te originó.



    1. Escoge el nombre de una de esas personas y escríbele una carta.
      No elijas, en un principio, a la persona que te provocó la emoción más intensa, ni envíes la carta.
      Es sólo para ti.



    1. Escríbele cómo te sientes, explicándole qué fue lo que te molestó o lastimó, cómo te afectó en esos momentos y de que manera ha influido, esa situación, a lo largo de tu vida.



    1. Revisa la carta e identifica los sentimientos, pensamientos y recuerdos que provocaron y mantienen el resentimiento.
      Escríbelos o márcalos en la carta.



    1. Ahora imagínate que eres esa persona.
      Concéntrate para identificarte con ella y contesta la carta, explicando la situación desde su punto de vista.
      Refiriéndote a cada uno de los sentimientos y pensamientos descritos.



    1. Al terminar de escribir esta segunda carta, léela y piensa si esa persona estaba consciente del daño y dolor que te provocó y si eso era lo que quería.

      Si tu respuesta es que sí, piensa si vale la pena que te amargues y sufras por una persona así.
      Aprende a perdonarla y deja el pasado atrás.
      No es por ella.
      Es por ti.

      Cuando perdonamos, dejamos de cargar el dolor y el coraje que nos hacen sufrir y nos impiden lograr un mayor bienestar.



    1. Si tu respuesta es que no quiso dañarte, con mayor razón perdónala, pero no te regañes o critiques por la forma en que respondiste o por haber tenido resentimiento este tiempo.
      Recuerda que hiciste lo que en esos momentos, eras capaz de hacer, pensar y sentir.



    1. Cuando empieces a pensar en lo que pasó y a revivir las emociones negativas, piensa o di en voz alta (cuando te sea posible):
      "Eso ya pasó.
      No puedo cambiar el pasado, pero quiero tener un buen presente.
      Por eso me despido y lo dejo que se quede en el pasado, que es donde corresponde".



    1. Posiblemente, hacer esto una sola vez no sea suficiente, pero con la práctica lo vas a ir logrando.



    1. Cuando sientas que has obtenido buenos resultados, elige otra persona y repite el ejercicio.



  2. Perdónate.

    Con frecuencia, en ocasiones sin darnos cuenta, estamos enojados con nosotros mismos.

    Pensamos que somos tontos, incapaces, que nosotros provocamos o permitimos lo que sucedió, etc.
    No te regañes por no haber hecho lo que no pudiste hacer, por el motivo que sea o que no supiste cómo hacerlo.

    Es como regañarte por no saber hablar chino.
    No podemos hacer lo que no aprendimos.
    Ahora puedes aprender.
    Pero date el tiempo y la práctica que necesitas.



  1. Acepta la injusticia de la vida.

    Algunas veces la vida es injusta.
    Pero lo es para todos, no sólo para ti.

    Hay cosas que no podemos cambiar, aunque no nos gusten.
    Y hay gente que es injusta con nosotros, porque sus metas deseos, formas de pensar y sentimientos son diferentes a los nuestros.
    Y cuando luchan por su bienestar o satisfacción, pueden ir en contra del nuestro.



  1. Eleva tu autoestima.

    Revisa tu autoestima y trata de fortalecerla.
    Piensa que si te sentiste o fuiste incapaz en esa época, hoy eres diferente y puedes aprender a actuar y pensar de una manera distinta.



  1. Ocúpate.

    Cuando empieces a pensar en cualquier cosa que inicia tu resentimiento, ponte a hacer algo que te mantenga ocupado y no te deje darle vueltas una y otra vez a lo que sucedió,



  1. Revisa tus pensamientos.

    Nuestro estilo de pensamiento puede aumentar nuestras emociones y distorsionar nuestra percepción y evaluación de los hechos.
    Revisa el artículo sobre estilos de pensamiento, para ver si, debido a la edad que tenías, no exageraste, generalizaste, etc.

Miembros

Destacado

Descárgate El Jake Mate

Eviar invitaciones

© 2016   Creado por Wek.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio